Blogia
aula_taller virtual

LOS PLÁSTICOS EN EL AUTOMÓVIL

En los últimos años los automóviles están incorporando, cada día con mayor presencia, el plástico en el proceso de fabricación de diferentes componentes. En particular en el campo de la carrocería se ha producido un aumento significativo en el uso de este material en sustitución del acero y otros materiales metálicos.

plásticos


Algunas cuestiones que han llevado a los fabricantes a tomar la decisión del cambio son las que se refieren a las propias características del plástico: disminución del peso, alta resistencia a la corrosión, buenas propiedades en cuanto al aislamiento térmico, eléctrico y acústico, facilidad de fabricación en conformaciones complicadas, etc. Todas estas y otras razones han pesado sobre las características que se oponen a su uso como la facilidad de carga estática, la poca estabilidad térmica, la baja resistencia mecánica, etc.


No vamos a pararnos en este artículo a estudiar los métodos de obtención del los plásticos. Comenzaremos por hacer una clasificación en función del comportamiento que presentan los plásticos ante el calor.


Existen tres tipos de plásticos: los termoplásticos, los termoestables y los elastómeros; cada uno de ellos presenta unas características específicas ante la aplicación de calor. Este enlace conduce a un documento donde se explican los tipos de plásticos y sus características generales.


Dentro de cada una de estas categorías nos encontramos diferentes materiales que tendrán unas características específicas y unos comportamientos diferentes ante distintos tratamientos. En este enlace se accede a un documento en que se especifican las características de los diferentes plásticos encuadrados dentro de la clasificación inicial "termopásticos, termoestables y elstómeros"


El conocimiento de los plásticos por parte de los trabajadores que se dedican a la reparación de carrocerías es cada día más importante, ya que facilitará la realización de los trabajos de reparación y sustitución de componentes fabricados en estos materiales.


Para poder iniciar la reparación en un elemento de plástico lo primero que haremos será la identificación del plástico. Debido a las normativas actuales en cuanto a la eliminación de residuos y la reciclaje, en la actualidad los plásticos suelen estar identificados por medio de una matrícula en la que se especifica su composición interna; pero puede suceder que nos encontremos con plásticos que no estén identificados y sobre los que tengamos que realizar una serie de pesquisas tendentes a su identificación previas al inicio de los trabajos y con la finalidad de aplicar los tratamientos específicos para cada tipo de plástico (no todos los plásticos tienen la misma temperatura ideal de soldadura, hay plásticos que sueldan muy mal, etc).


Si la pieza está identificada solamente hay que saber leer el código correspondiente, que identifica completamente la composición del material.


En el caso de no estar identificado usaremos cualquiera de los dos métodos siguientes, que si bien son subjetivos, con un buen nivel práctico ganaremos la experiencia necesaria para obtener resultados bastante fiables. los dos métodos en cuestión son:


El método de la densidad y el método de la combustión.


El primero consiste en comparar las densidades de los plásticos con la de líquidos de densidad conocida.
Con el segundo método se trata de apreciar las características de combustión que presenta el plástico (cada plástico se comporta de una manera distinta ante la combustión, presentado características como la llama, los residuos, el olor, el humo, etc. que los diferencian entre si)


En este enlace se accede a un documento en el que se explican estos tres métodos de identificación.


Información relacionada en este enlace.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres