Blogia
aula_taller virtual

A VUELTAS CON EL PANFLETO ANTIPEDAGÓGICO

Encuentro en algunos blogs educativos referencia a un “Panfleto antipedagógico” y después de leerlo, no sin cierto esfuerzo, no me queda más remedio que publicar alguna reflexión particular sobre alguno de los temas allí propuestos.

En primer lugar he de comentar que el punto de vista del autor me parece muy anticuado, como si ahora todo funcionase fatal y todo lo anterior hubiese sido mejor (me refiero a hace mas de tres décadas)

En concreto fijo mi atención especialmente en el punto llamado. “LA FALSEDAD DE LA ENSEÑANZA OBLIGATORIA” . En el desarrollo de este punto, el autor parece concluir que conoce la solución al problema de la indisciplina en las aulas; primero es capaz de detectar a los alumnos que no van a “funcionar bien” antes de que se matriculen y los pone al nivel de delincuentes (con sus desafortunadas comparaciones: violadores y agresores sexuales)

En el “panfleto” se hacen afirmaciones como la siguiente:

Un muchacho de doce años es ya ingobernable, y si no quiere estudiar, no hay ley de educación obligatoria que pueda conseguir que lo haga.

Hay que fijarse bien en esta afirmación; yo no sé con quien trabajará el profesor autor del “panfleto”, pero tanto como que un chaval tiene claro su futuro a los doce años no es que sea muy creíble por parte de personas con cierto conocimiento de los adolescentes; bien es cierto que en otro párrafo no cierra las puertas a los que se logren “reinsertar” (pero ya hablaremos de eso después)

Los que amamos la libertad por encima de la igualdad apoyaríamos más bien la opción contraria: no es necesario que un muchacho cuya ilusión es aprender a arreglar motos tenga que estar, de los doce a los dieciséis años, oyendo hablar de cultura clásica y de otras cosas que le aburren soberanamente.

Y ahora en este nuevo párrafo parece poner a todos los alumnos que no quieren estudiar como alumnos de Formación Profesional ( aunque maneja la terminología del antiguo PPO) o, si le damos la vuelta al planteamiento, a todos los alumnos de formación profesional como responsables directos del fracaso de los alumnos que quieren estudiar bachillerato, a la vez de ponerlos como vagos y maleantes (insisto, como me recuerda a otros tiempos)

Se puede interpretar que el autor defiende el derecho de unos alumnos (los de bachillerato) a estudiar sin las molestias que supone el tener compañeros en clase que no están interesados en lo que allí se explica, en perjuicio del derecho de elección libre de otros alumnos (los de formación profesional) que tendrían que admitir que esos mismos niños rompiesen el ritmo de las clases que imparten sus profesores con el mismo ánimo y dedicación que el resto de los profesores. De este pensamiento se puede desprender la idea de que en los estudios de Formación Profesional solo están los alumnos que, forzados por su incapacidad y su ineptitud, no tienen más remedio que aprender un profesión para poder trabajar a los 16 años como aprendices.

Demuestra un desconocimiento total de los actuales estudios de formación profesional (supongo que su opinión se basa en el conocimiento de la ley de educación del 70 y anteriores) con los que se pretende dar una preparación profesional integral, con posibilidad de actualización, reciclaje, preparando a los alumnos para su autoempleo y con el objetivo fundamental, a largo plazo, de conseguir ciudadanos que sean capaces de formarse a o largo de toda la vida, con todo lo que ello supone en alfabetización digital para posibilitar la formación a distancia (no hay más que ver el prólogo y algunos artículos de la LOE en los que se hace referencia a la Formación Profesional para darse cuenta de que los estudios que se plantean son muchísimo más que un aparcamiento de niños que no quieren estudiar). Supongo que a la hora de escribir el “panfleto” estaba pensando en unos estudios de formación profesional que ya no existen, aunque sí en la cabeza de algunos docentes, con los que la formación profesional nunca alcanzó ningún prestigio, debido en cierto modo a que unos de los objetivos (no publicados en la ley, pero asumido por toda la comunidad) era el poder colocar en ella a los “alumnos que no valían para otra cosa”

Cuando hace referencia a la libertad contra la igualdad sería bueno decir que igualdad es que los alumnos que deciden libremente estudiar Formación Profesional, que los hay, tengan las mismas condiciones de estudio y las mismas interferencias que los que libremente deciden estudiar Bachillerato, aunque lo deseable sea que las interferencias no existan.

En definitiva, lo que se nos viene a proponer en este artículo es que para solucionar el problema de la indisciplina generada en las aulas de bachillerato por los alumnos que no quieren estudiar, lo mejor es llevarlos lo más lejos posible y dejar nuestra conciencia tranquila dejando que molesten en otro aula que también está dentro del sistema educativo pero en la que se imparten unos estudios de bajo nivel, casi innecesarios para nada en esta vida.

En otro punto del “panfleto” se asegura que: Pero todo derecho que no lleve aparejado el correspondiente deber es papel mojado. De acuerdo completamente; pero ¿quién puede arrogarse la capacidad de poner en duda que no es igual de válido para cualquier estudiante matriculado en cualquier tipo de estudios?; ¿Por qué se supone que no es un derecho el poder estudiar algo que no sea bachillerato en buenas condiciones? ¿Por qué se supone que los alumnos de formación profesional tienen unos deberes inferiores que los otros? Insisto en la igualdad de todos los alumnos para poder estudiar lo que libremente deseen.

Por último nos enfrentamos a las soluciones planteadas por el autor:

Habla de un bachillerato de los 12 a los 18 años para todo el que quiera (y para nadie más) en el que los alumnos, antes de empezar sean cuidadosamente informados de varias cosas:

La primera, que lo que está en juego se su futuro, y que si ellos no tienen preocupación por su futuro, nadie la va a tener en su lugar.Pedir a los profesores que motiven a sus alumnos es tan disparatado como pedir a un médico que motive a un enfermo a tomar su medicación (bien se ve que no conoce el tema de las depresiones, por poner un ejemplo en el que toda motivación es poca). Aun en el caso de aceptar esto de la no necesidad de motivación no conozco la razón que hace que los alumnos de formación profesional no tengan que recibir una información igual que la que reciben los alumnos de ese bachillerato de 6 años.

La segunda, que todos tenemos derecho a varias oportunidades (menos mal) Que hay junio y septiembre y que un mal año lo puede tener cualquiera y que se puede triunfar en los estudios y en la vida después de haber pasado un bache (por ejemplo a los 12 años) pero que no debe haber segunda oportunidad para quien revienta las clases (aunque sea durante el año del famoso bache)

La tercera, que tendrá que estudiar cosas cuyo sentido y utilidad no podrá comprender hasta más adelante (eso se dice fácil).

Y ahora viene lo mejor:

¿Y que hacer con los otros? Sencillamente, proporcionarles un lugar donde puedan aprender el oficio (¿querrá decir profesión?) que libremente escojan. Es decir les condenamos a que estudien F.P. Eso si, les dejamos que escojan libremente si serán aprendices de uno u otro oficio.

Después de justificar con argumentos tales como que no se puede hacer nada mejor que preparar a los chicos para que se inserten en el mundo laboral a los 16 años con una formación profesional....., Si las aulas de formación Profesional están llenas de alumnos que no quieren estudiar, que faltan al respeto a los profesores y compañeros, que revientan las clases; que en definitiva son unos delincuentes, ¿como se puede esperar que de allí salgan esos profesionales con una cualificación tal que tengan resuelto su futuro laboral?

Es un argumento que hace agua por todos los lados que lo miremos.

“Pretender negar por decreto que hay muchachos que no quieren estudiar es tan porco realista como suprimir la prostitución por decreto”

Pero pretender que el problema de las aulas se arregla llevando a los que no quieren estudiar a las aulas de Formación Profesional es como decir que se ha acabado con la prostitución si conseguimos que se practique en un barrio alejado de nuestra casa y sin que nosotros lo veamos.

Creo que no merece la pena seguir desmenuzando este punto; el autor nos deja claro que es un hombre muy conservador y anticuado en su concepción de la enseñanza, que desconoce completamente los estudios de formación profesional actuales y aun así se permite las licencias descritas, que es un hombre que pone por encima de todo los estudios matemáticos, despreciando de alguna manera los estudios de las carreras de letras (Vale más estudiar la carrera a ratos libres y en más años pero sin preocupaciones profesionales, que ser un licenciado en historia en paro, sin ninguna expectativa profesional y sin ninguna habilidad especial que ofrecer a una empresa) como si el futuro la mayoría de los licenciados en matemáticas se alejase de pasar la vida profesional en aulas llenas de chicos de 14 a 18 años (que quieren y que no quieren estudiar, que tienen años buenos y que tienen años malos, que pasan la adolescencia con todos sus problemas, etc.)

No me gustaría usted como profesor para mis hijos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

31 comentarios

Vicente Sánchez -

Lo de "carca y de derechas" lo dice el autor del comentario firmado Vervet. Yo lo único que digo es que el autor del panfleto antipedagógico me parece anticuado en sus planteamientos y, que por el propio texto, da a entender que no conoce muy bien los actuales estudios de Formación Profesional.
Tampoco considero acertadas ala soluciones que propone para solucionar el asunto de la indisciplina en las aulas de bachillerato, ya que la propuesta consiste en cambiar el problema de sitio y pasar de perjudicar a unos alumnos a perjudicar a otros (que, insisto, tienen los mismos derechos que los primeros)
Yo considero que la formación profesional es una de las enseñanzas que se deberían potenciar, ya que uno de los espacios laborales peor cubiertos por nuestros jóvenes es precisamente el que se acredita con el título de fp de grado medio y con el de fp de grado superior; me da la sensación que en eso no coincido con RM; el mundo empresarial demanda, cada día con más fuerza, trabajadores cualificados bien formados técnicamente (alumnos de formación profesional) y este propósito se debería conseguir con una FP sin demasiados ruidos externos.
A los ciclos de grado medio tienen acceso los alumnos que finalizan la ESO o los que sin titular, superan una prueba; a los superiores acceden los titulados en bachillerato o los no titulados mediante una prueba.
Un saludo y gracias por los comentarios.

Vervet -

Dice el autor de A vueltas con...:

> En primer lugar he de comentar que el punto de
>vista del autor me parece muy anticuado, como si ahora todo
>funcionase fatal y todo lo anterior hubiese sido mejor >(me refiero a hace mas de tres décadas)

Pero es que realmente, objetivamente, ¡es así! Y el autor parece dar a entender que el que piense eso es antiguo, carca y de derechas. Nada de eso, no tiene más que leer este estupendo ensayo de Antonio Muñoz Molina, persona nada sospechosa diría yo (¡hasta escribe en El País!):

http://www.elpais.com/articulo/narrativa/libro/ilimitado/elpepuculbab/20071215elpbabnar_8/Tes

Y por cierto, Rosa, catedrático de instituto es un nivel real dentro del cuerpo de profesores de secundaria, no se lo ha inventado RM.

censor -

Acabo de leer la entrada, y bueno... Me parece pura y dura demagogia. Se defiende el derecho al niño revoltoso a interferir en la educación de los demás niños. Se critica la educación de tiempos pasados y no se tiene en cuenta que era objetivamente mejor que la que tenemos ahora. Eso es un hecho: los jóvenes son cada vez más incultos y maleducados. La ley socialista de educación en vez de solucionar problemas, ha empeorado algunos y ha creado otros nuevos.

Y por cierto, es muy clasista la idea de que alguien que no estudia pertenece a otra nivel, uno inferior. En el mundo es necesario que haya profesionales como fontaneros, mecánicos y electricistas. No es ni mucho menos denigrante serlo, pero parece ser que a algunos progres sí se lo parece. ¿Y cual es la solución a esos problemas? Meter a ineptos para el estudio en las aulas para que perjudiquen a los aptos. Ineptos y aptos no sonará muy progre, pero es la realidad: si un crío no quiere estudiar, no le vas a convencer ni dialogando ni con otras zarandajas. ¿Qué sentido tiene mantener a un niño en el colegio de los 14 a los 16 años, si va a perder el tiempo y va a salir dos años después igual que como estaba al principio?

Se obvia lo evidente: este sistema educativo es malo, y es peor que el que había antes. Con la EGB salías sabiendo algo. Actualmente, con 18 años, sabes mucho menos que un chaval de 16 años del BUP. ¿Qué hacer para solucionarlo? Está claro, toca fastidiar la enseñanza universitaria para homogeneizar la incultura.

23 años de experincia -

Mágnifico análisis de la enseñanza actual por parte de Ricardo Moreno Castillo, él sí demuestra estar en las aulas de la pública, en las reales, las de la ESO. La crítica del autor de esta página nos desvela los intereses de los profesores de CF en que las cosas no cambien, así sólo recibirán alumnos que ya han superado la ESO o la prueba de nivel, todos esos que se dedican a desestabilizar las aulas por no tener ningún interés en la cultura general nunca estarán delante de ellos. Quizás si corrieran ese riesgo si se estableciera una enseñanza profesional, para los que, realmente quieren aprender un oficio, dejando de lado los conocimientos generales.
Señores, en el fondo tenemos la enseñanza que nos merecemos y ¿saben por qué? Porque hay, aparte de los políticos, cierto sector del profesorado a quien parece que le viene muy bien este CAOS.

RM -

Los que querais debatir directamente con el autor del panfleto Antipedagógico,lo podeis hacer en la pág web:
antipedagogico.com
Os responderá a vuestras argumentaciones.

Rosa -

Me estoy leyendo el panfleto antipedagógico y,de momento,esto es lo que pienso:
1.El autor R.Moreno se presenta como catedrático de instituto ( que yo sepa existe el cuerpo de profesores de enseñanza secundaria,independientemente de que sean catedráticos o no).Supongo que quiere dejar claro que él hace los bachilleratos en el instituto. Si es así,debería predicar con el ejemplo y dar clases en ESO que es donde realmente se encuentran los problemas.
2.En la pág 10 remarca la necesidad de exigir valores pero NUNCA especifica cómo. Supongo que será a través del ejemplo (aunque no el suyo que se dedica a excluir a los que no estudian).
3. También dice que educar no es jugar ni entretener. No sé de que tipo de profesores de secundaria está hablando. Yo soy profesora ESO,tengo diversidad en el aula y,por supuesto,no me dedico a jugar...pero sí intento pasar las clases de buena forma,sin agonías.Supongo que él conocerá profesores que se dediquen a jugar en el aula.Yo también conozco a algunos que se dedican a no hacer nada más que despotricar.
4. Dice que en las clases los alumnos se dedican a hacer lo que quieren. ¿En qué clases? Y también dice que se reparte basura...¿Pero de quién habla en concreto? Me indigna que después del esfuerzo que hacemos muchos profesores haya algun otro que diga estas cosas.
5. Pág 20.Dice..que el sistema actual es un sistema que permite los malos modales. Que yo sepa a nadie le gusta que le insulten; es una cuestión de permisividad.
6. En pág 20 dice " para que la igualdad de oportunidades sea real...cada uno debe mostrar su valía,su inteligencia y capacidad de trabajo..." Totalmente de acuerdo,pero¿se refiere a cada uno de los buenos o a cada uno de todos los alumnos?
Bueno,ahora no puedo seguir más...Ya seguiré.
Gracias por leerme.

gaudeo -

Me asombra la naturalidad con que algunos colegas aceptan o soslayan el desastre sociológico que supone que un porcentaje nada desdeñable de adolescente de 12 a 16 años caiga en la holgazanería, la a-socialización y el desprecio hacia los demás (la mala educación no es otra cosa) de la manera más absoluta.
En el Panfleto antipedagógico -que suscribo, como si fuera mío, en cada palabra y en cada coma, incluso en lo que dice sobre el estudio de la Filosofía y de la Religión (¿quién insinuaba que el autor era carca?)- se habla sobre todo de esos alumnos; aunque, claro está, sea imposible hacerlo sin referirse a muchas otras cosas como la política, las ideologías, los padres, los profesores, los intereses económicos, etc.
¿Cómo es posible hablar de enseñanza evitando la política? Todo lo que se hace en la polis es política, y la enseñanza está en el centro de la polis por sus implicaciones en la vida de los ciudadanos, en la organización y el futuro de la sociedad. Como el autor del Panfleto…, Ricardo Moreno, lamento que el error de la introducción de la escuela comprensiva en la enseñanza secundaria fuese cometido por la izquierda (en primaria lo había hecho la Ley General de Educación de Villar Palasí en 1970, instaurando la Educación General Básica hasta los 14 años), pero no olvidemos que la derecha la aceptó pronto y de buen grado: nunca la enseñanza privada y confesional ha estado más favorecida (véase el artículo de José Alsina Calvés, “La enseñanza en el proyecto político del nacionalismo catalán” en http://www.nodulo.org/ec/2006/n049p14.htm).
Es muy curioso observar cómo llegaron esas ideas pedagógicas tan reñidas con el sentido común y, como se ha visto después, con la realidad de los hechos: llegaron del complejo de inferioridad bobalicón y paleto respecto a todo lo anglosajón, como lo más moderno, lo más eficiente, lo mejor. Aparte de que en la Gran Bretaña ya hace tiempo que han rectificado y cometido otros errores como el concebir los centros como empresas en competencia (¿serán sus alumnos solo productos?), los resultados de aquellas comprensividades no parecen tan fáciles de corregir: las castas que forman esa sociedad no se han acercado, ni convertido en clases, como en todas partes, y los miembros de la inferior son más hooligans, más vándalos alcohólicos de fin de semana y más analfabetos funcionales que nunca. ¿Es ése el modelo que queremos? Porque, salvo las castas que tiene otro origen, es lo que ya estamos consiguiendo.
Para desactivar las tres, cuatro, cinco o más bombas-de-relojería social que tenemos en cada clase de la ESO hay que cambiar más cosas que la comprensividad en la secundaria, hay que cambiar el tono de los contenidos de los medios de comunicación: reducir drásticamente las horas y horas de violencia gratuita, extrema, y el machismo de vaquero duro, como valor supremo de las producciones norteamericanas que dominan la televisión; el mal gusto y la mala educación (desprecio a los otros, como decíamos más arriba) de las caseras; contrarrestar las modas de cantantes, deportistas, actores que muestran modelos asociales y valores negativos; cambiar a muchos padres que transmiten a sus hijos patrones y actitudes inaceptables en una sociedad civilizada, etc., etc. Pero lo más urgente, además de lo más fácil, es abandonar un modelo de enseñanza –la escuela comprensiva- que ya ha mostrado lo que puede dar de sí.

RM -

En el debate que ha precedido a la LOE muchos profesores y algunos sindicatos y asociaciones críticos,no oficialistas,han aportado soluciones a los problemas que tenemos y el PSOE se las ha pasado por...
En Andalucía asistimos ahora al debate de la LOE Andaluza(LEA).
Se le van a aportar muchas ideas y propuestas que se las volverán a pasar por...
Los que mandan no quieren debate,ni muestran interés en rectificar muchos de los errores que han construido y siguen manteniendo en la educación y fuera de ella.
Yo pienso que lo que falta no es debate,sino escuchar a los que ya llevamos tiempo debatiendo.No se quiere escuchar,o si se nos escucha no se nos hace puñetero caso.
Los expertos de "arriba" saben lo que verdaderamente conviene,no los que debatimos,que somos derrotistas y carcas.

Vicente Sánchez -

Creo que hay un error en mensaje publicado justo antes que este y firmado por "una maestra": YO NO SOY EL AUTOR DEL PANFLETO. Mi intervención sobre este tema ha sido la de hacer una crítica a dicho "panfleto" y más en concreto al capítulo "LA FALSEDAD DE LA ENSEÑANZA OBLIGATORIA"
A partir de esta aclaración, puedo decir que estoy parcialmente de acuerdo con lo que "una maestra" dice, pero no creo que la responsabilidad la tengan los padres en exclusiva. También tendremos algo que ver nosotros (me refiero a los profesores) y también tendrán que ver otro tipo de influencias externas que los chavales reciben continuamente.
Insisto en que se debería hablar sobre el funcionamiento de los centros y cómo mejorar en algunos aspectos (en relación a reglamentos de régimen interno, a darle mayor peso a la línea educativa general, a la forma de resolver los conflictos en el aula, etc.)
Que las familias (en algunos casos) deberían tener un mayor grado de implicación y mayor presencia en la educación de los hijos.
Que la administración debería hacer más en cuanto a mejorar la imagen de esta profesión...
En definitiva, y sigo aportando una opinión completamente personal, creo que está pendiente un debate sobre la educación.

Una maestra -

Sobre la obligatoriedad de la enseñanza.
Dices en tu "panfleto" que en nuestro sistema no es obligatoria la asistencia a clase porque (entiendo que dices) no es "un delito" ya que "sólo se mandan las faltas a casa". ¿Y qué más quieres que se haga? ¿Que los metan en prisión?
Los responsables últimos son los padres, si ellos no solucionan algo así,¿ quién puede hacerlo? ¿Algún juez, o policía?
Los alumnos deberían llegar a la escuela habiendo aprendido a respetar a los demas,a ser puntuales,a cumplir con sus obligaciones, guste o no,a tratar de usted a las personas mayores que no se conoce,a ceder el asiento, a decir buenos días, a comer lo que hay, a..., entre otras cosas.
Si a los doce años un niño o una niña ya es "ingobernable, seguramente es porque ya anteriormente no se han "gobernado" otros aspectos básicos de su educación. Y al hablar de educación se abarca mucho, no sólo de instrucción.


Vicente Sánchez -

A veces se añora lo que no se tiene, por desconocimiento o, simplemente porque no se tiene. Trabajando en los Programas de Garantía Social, muchos alumnos piensan en que todo se puede conseguir sin ningún esfuerzo (inicialmente van con esa idea) , pero cuando se les empieza a exigir lo mínimo (estamos hablando de PGS, alumnos sin titulación y con niveles completamente diferentes) se empiezan a producir los abandonos.
Yo no creo que sea una solución la de separar a los alumnos a los 12, o 13, o 14 años. Creo que nos tendríamos que plantear las causas que hacen que un número importante de alumnos estén aburridos de escuela a esas edades, así como de su actitud en el aula; no me refiero solamente a los años de permanencia en el instituto, aquí también habría que contar con los años que pasan en la escuela primaria. Del mismo modo habría que analizar que influencias externas al colegio reciben, pero este es un tema que se nos escapa; seguro.
Tal vez desde la escuela les estemos repitiendo siempre lo mismo, con distintos niveles... pero lo mismo. Tampoco ayuda la imagen actual con la que se nos ve fuera de las escuelas (funcionarios que tenemos muchas vacaciones y cobramos mucho por atender [tener] a los niños). Los alumnos también son un reflejo de lo que ven y de lo que oyen en casa, y estoy por apostar a que en la mayoría de los casos de alumnos difíciles, en las familias no se habla bien de los profesores o, cuando menos, se nos ignora; solamente hay que llevar una tutoría para ver el grado de implicación y respuesta de los padres: cuanto peor es el curso, normalmente y salvo alguna excepción, la respuesta de los padres ante cualquier tipo de convocatoria no es enteramente satisfactoria.
Sigo insistiendo en que lo que se necesita (y esto sigue siendo una opinión completamente personal) es un debate a fondo sobre lo que queremos, pero no solo los profesores.
También me da la impresión de que la forma en la que intentamos resolver los conflictos en la mayoría de los institutos no funciona bien; lo que está claro es que no los resuelve. Habría que plantear otro tipo de actuaciones (no me preguntes cuales, porque no tengo las respuestas) en cuanto a la implicación de la comunidad educativa en la resolución de conflictos en el aula.
De nuevo decir que estas reflexiones son personales y que lo fácil es diagnosticar lo que no funciona, pero lo realmente difícil proponer soluciones coherentes y aceptables por la mayoría.

RM -

Yo doy clase en IES.Tengo muchos alumnos,que han repetido 1º y/o 2º de ESO y que se van aburridos en 2º o en 3º,con 14 o 15 años,sin ningún título y sin preparación básica mínima.
No soportan tantas materias,tanto teoricismo,están hartos de escuela.
¿Por qué sería malo para ellos a los 14 años, que asistieran a un "aula taller",de iniciación profesional,más práctica y menos teórica,donde podrían funcionar mejor que en la calle, que es a donde van ahora?
Muchos de ellos me dicen que si existira eso en mi centro no se darían de baja ahora al final de este curso.

Vicente Sanchez -

En primer lugar he de decir que me encuentro sorprendido por la cantidad de respuestas que está encontrando el texto publicado hace unos días; el debate siempre es sano para conocer las diferentes posturas que nos podemos encontrar y que creo que todos los que trabajamos en la enseñanza nos encontramos a diario.


Lo bueno que tiene dejar las cosas por escrito es que quedan ahí y que aunque cada uno las pueda interpretar desde una experiencia personal, lo que se ha escrito es lo que está escrito; por eso no encuentro mucho sentido a los comentarios que relacionan el termino “conservador” con alguna ideología política; más bien me identifico con RM cuando dice que un conservador es alguien que quiere conservar lo que hay. Pero en ningún momento se me ocurriría llamar “facha”, “rojo”, socialista, comunista o popular a alguien a quien no conozco; no creo que el artículo inicial lleve una carga política por ninguna parte y tampoco creo que mi propia ideología política esté explícitamente declarada en el texto. Por supuesto no me puedo hacer responsable de las opiniones que vierten los que quieren opinar pero me parece que para discutir de política son más apropiados otros foros.


En cuanto a algunos comentarios relacionados con el fondo del artículo y con el fondo del panfleto, yo sé que la situación actual de la enseñanza es complicada, conozco los problemas diarios de las aulas y conozco el trabajo con los alumnos que no quieren y que están en los PGS, pero lo que yo intento criticar en concreto del panfleto es el menosprecio total y absoluto que muestra el autor por todo lo relacionado con la formación profesional al entender y dejar escrito que la solución para los problemas de las aulas pasan por mandar a los alumnos “alborotadores” a las aulas de los ciclos formativos. Como dice gauden “el fracaso del panfleto está, a mi entender, a la hora de posibles soluciones...” Yo tampoco tengo las soluciones. Me parece que está pendiente un buen debate en la comunidad educativa para comenzar a vislumbrar algunas soluciones a los problemas internos de los institutos; puede que sea necesario que cada instituto pueda plantear las soluciones específicas para sus problemas… en todo caso es un asunto pendiente y no creo que sea objeto de la crítica planteada al panfleto ni de este texto.


Durante muchos años los estudios de formación profesional han estado completamente desprestigiados, en buena medida, creo yo, por haber dado cobijo entre su alumnado a los alumnos que no podían con la EGB y/o el BUP o a los alumnos que planteaban problemas de indisciplina en estos estudios; desde que comenzaron los ciclos formativos de la nueva formación profesional (que han funcionado y funcionan con gobiernos de distinto signo) da la impresión de que el prestigio de estos estudios está mejorando; aunque sea muy poco a poco; ¿las causas? Supongo que en parte se deberá a que El Fondo Social Europeo ha inyectado mucho dinero a la Formación Profesional para que los medios con los que se cuente a la hora de impartir estos estudios mejoren sustancialmente; se puede suponer que desde las instituciones se intenta dar una mayor importancia a los niveles profesionales 2 y 3 como preparación de una mano de obra cualificada; también tendrá algo que ver el que se plantee la formación profesional como una vía directa para salir al mundo laboral y no como un sistema paralelo escolar para acceder a estudios superiores (esto, que a priori puede ser una virtud de la FP, se puede entender como un freno a los alumnos indecisos); que a estos estudios se acceda con una titulación inicial igual que la que se exige para acceder a los bachilleratos también es importante, ya que se está presuponiendo que los alumnos matriculados están en posesión de los conocimientos mínimos para poder seguir tanto estos estudios como los de bachillerato (la titulación es un punto de partida). A pesar de todo esto no es difícil escuchar en muchos claustros afirmaciones del tipo “no se que hace en FP con lo buen estudiante que es” o dándole la vuelta “con o mal estudiante que es no se como no va a FP”


No creo que lo que estoy escribiendo me convierta en un tutor papá ni en un defensor a ultranza de los alumnos, a los que les doy justo lo que creo que les tengo que dar y a los que no protejo especialmente, aunque me parezca injusto que se les coloque en segunda división simplemente por estar matriculados en algo diferente al bachillerato o por haber fracasado en la ESO e intentar un PGS como vía para acceder a los ciclos formativos o salida al mundo laboral con una mínima preparación.


Me gustaría acabar recalcando que no estoy hablando de partidos políticos, que no estoy calificando políticamente a nadie, que la discusión en términos “políticos” (afiliaciones a partidos) no me interesa para nada en esta discusión y que hay foros más apropiados para este tipo de discurso en los portales de multitud de emisoras de radio, prensa y de partidos políticos.


A todos gracias por vuestros comentarios.

RM -

A mí me gustaría que nos dijérais algunos de los que defendéis la filosofía de la atención a la diversidad,por qué ha sido un fracaso todo eso en los últimos 16 años.

También quisiera saber por qué es de izquierdas mantener desatendidos a los alumnos objetores en las clases, que terminan largándose de la ESO con 14 o 15 años,sin título y sin preparación;serán mano de obra barata y sin cualificar,gracias a la LOGSE,ahora LOE.

También quisiera saber por qué si la LOE "es de izquierdas"(de la izquierda oficial,marca registrada),se han opuesto a ella sectores como:parte de IU,STES,CGT,Sindicato de Estudiantes;sector crítico de CCOO.¿También éstos son de derechas?
Algunos que no nos consideramos de derechas,consideramos que la enseñanza,especialmente la ESO pública,está inmersa en un considerable desastre.Y lo conservador es no reconocerlo y proponer alternativas,manteniendo intactos los pilares filosóficos principales de la LOGSE.

RM -

Yo soy un profesor no conservador y no me gusta lo que tengo en mis clases día a día.

Muchos profesores de mi centro están cansados,desmotivados de tener que tragar con todas las teorías que plantean los de arriba,pero que ellos no sufren,y que pierden agua por muchos sitios.

Yo pienso que los que tienen una postura más conservadora(que quieren conservar lo que hay)son los defensores de la LOE,que es una ley que "conserva" y reedita los principales postulados de la LOGSE.No avanza y no progresa en el sentido de reorientar los errores que planteó en el 1990 y no admite que en muchos aspectos ha sido desastrosa.

Independientemente de que no esté de acuerdo con puntos del panfleto.

RM -

Doy clase en un 1º de ESO.Tengo 30 alumnos.Hay un grupo de unos 8 que no quieren estar ahí,no traen libro,se niegan a sacarlo si lo traen.No quieren sacar la libreta.
No me dejan dar clase,no puedo explicar,ni corregir actividades en grupo,ni debatir.
Lo poco que trabajan, es bajo amenaza de que los expulso de clase si no lo hacen, o los sanciono.
El resto del grupo de alumnos, con interés normal por los estudios, están pagando el pato.No quieren estar en esa clase.
Hicimos una reunión convocando a padres y madres de esa clase.
Los de los alumnos objetores no vinieron.Los que vinieron se lamentaron de que sus hijos estén donde no les dejan trabajar ni aprender.
La directiva de la APA de mi IES ha pedido que habría que hacer algo para que los alumnos que rechazan el aprender y el IES ,no obtaculicen el aprendizaje de sus hijos.
A mí no me gustaría tener a mi hija en esta clase,a pesar de lo "rica que es la diversidad,y del apoyo a los desfavorecidos".
Supongo que los que desde arriba predican lo bueno que es ésto(PSOE)llevarán a sus hijos a aulas y colegios sin esos "problemillas"(privada y concertada).
Predican para los demás lo que seguro ellos no quieren para sus hijos.

Emilio Yáñez -

Si algo no soporto de los profesores es el ñoño, cursi, demagógico y repelente "amor" incondicional a los alumnos. Por favor, seamos profesionales, objetivos, científicos, críticos... Sólo así sabremos enseñar a razonar, enjuiciar, descubrir, observar, enriquecerse...
Los propios alumnos no soportan al repelente profesor que demagógicamente se pone de su parte. Lo acabará utilizando.


¿No hay un cuello de botella en bachillerato? ¿No hay más fracaso escolar? ¿No hay más conflictividad en las aulas? No hay otro cuello de botella en el paso de bachillerato a los ciclos superiores? ¿No es la garantía social un reflejo del fracaso de la ESO? ¿No había más oportunidades para el que no le gustaban los estudios "clásicos" en la FP1 y FP2? ¿A dónde puede llegar un alumno "flojo" con este sistema educativo? (a ciclo medio o garantía)¿A dónde podía llegar antes? (a FP2. Para una cualificación más técnica estaban las escuelas universitarias y facultades)¿Todos los que defendéis la LOGSE tenéis hijos que son buenos estudiantes? ¿O les dais clases en casa? ¿O van a un privado?

La tan cacareada dignificación de la FP no es otra cosa que responder a la necesidad del empresariado de contratar mano de obra barata y técnicamente cualificada que sustituya a los antiguos universitarios medios y superiores.

Los que criticamos todo esto somos los conservadores, anticuados, fachas... ¡Hay que jo...!

Vamos, hombre, que estos son principios de la izquierda clásica.

Axel -

Con toda la desmesura que está tratado el tema del deterioro de la enseñanza en el "Panfleto...", es muy de agradecer que, desde la argumentación por un lado y desde el conocimiento de la profesión por otro, alguien se haga eco de las cada vez más potentes voces que se oyen, voces que no intentan otra cosa que paliar el desastre, en el que, mal que pese a algunos, se está convirtiendo la enseñanza.
¿Qué el "panfleto exagera en algunos puntos y las soluciones que ofrece son cuando menos discutibles? Ciertamente. Pero la ocultación siempre es una práctica poco conveniente cuando se quiere de verdad mejorar.
Sobre todo cuando la ocultación se realiza mediante un trampantojo de falsos títulos conseguidos con razones tan espúreas como el portarse bien en clase o que el papá o el tutor-mamá de turno se empecine en dar un título a alumnos que ni se lo merecen ni, que es lo peor, apenas saben leer.
Hay un malestar real que se palpa en las aulas entre alumnos, y muchos profesores. Lo fácil es plegarse a las directrices ya mascadas, lo fácil es llamar conservador(¿No querréis decir "facha"?, Pues decirlo, coño...transparencia) a quien intenta explicarse y comunicar a los demás sus reflexiones.
Las cifras son un buen argumento, y las últimas cifras demuestran que cada vez menos hijos de la clase media van a la univeridad, cada vez más hijos de la clase media tienen que abandonar en el 1er. año por imposibilidad de seguir las clases...Esto es un hecho.
Sé que se me dirá que no todos los chavales deben cursar estudios universitarios, desde luego; pero no se me negará que si tienen derecho los que quieran y es muy sospechosa la tendencia actual.
Soy de izquierdas, en mis 20 años de profesión he tenido la suerte de tener alumnos que me aprecian, me respetan y casi me atrevería a decir que me quieren. Conozco, utilizo y sé las ventajas de las nuevas tecnologías...SOY DE IZQUIERDAS, y más bien esto parece una maniobra de las derechas y de muchos papanatas para conseguir lo que no consiguió ni la dictadura ni las leyes de Villar Palasí: dejar a cada uno en su sitio, eso sí ahora con un precioso título que mirará entre nostálgico y amoscado cuando esté bien sujeto pagando la hipoteca. Creo que la enseñanza, la educación, la cultura es el único trampolín para subir...Entendiendo, claro es, "subir" como ser un hombre más completo, más formado, más capaz de reflexión y razón. Y esto está cada día más lejos de nuestras aulas. Está bien, es de agradecer que libros como el de Ricardo nos ayuden a mejorar lo que sólo unas anteojeras harto interesadas pueden ocultar.

teramenes -

Conozco perfectamente los programas con los que la LOE copia los PIP de la LOCE. Per el panfleto se dirige contra la Logse, que lo único que tenía era el timo de la PGS. No me tomes por tonto y responde al argumento, que salir por peteneras sabemos hacerlo todos.

Y al que llama conservador al autor del Panfleto antipedagógico sólo porque lo que dice no le gusta, debería conocerlo. Desde luego, es de bastante más a la izquierda que el sector más a la izquierda del PSOE. Pero ya se sabe que el PSOE cree que es la única izquierda de este país...

gauden -

Con el panfleto antipedagógico puede pasar lo mismo que con " El Código Da Vinci". Algo así como " puede ser verdad y no haber ocurrido". El panfleto se ha convertido en un pequeño best-seller ya que recoge, a mi modesto entender, la opinión de muchos profesores que pueden tener, después de muchos años de "pelea" en el aula,la sensación de que " cualquier tiempo pasado fue mejor". Me imagino al profesor de matemáticas de bachillerato que compara programaciones de cuando se iniciaba como profesor y las que da ahora en 2º de bachillerato y va viendo, además, que cada vez hay más carreras universitarias que añaden cursos 0 de iniciación a las matemáticas, física, química... ( ejemplo reciente con la Universidad del País Vasco )confirmando aquello de que cada vez vienen peor preparados. Me imagino a ese profesor veterano de bachillerato leyendo el panfleto y estando de acuerdo en muchas cosas. Y casi me atrevería a afirmar lo mismo del veterano profesor de profesional que añora los 5 años seguidos que tenía para trabajar con alumnos y hacer de ellos buenos profesionales, por muy " cazurros " y desmotivados que estuviesen en 1º de FP1.
Este Código Da Vinci antipedagógico puede recoger el sinsabor del profesor que ve que, en su aula de la ESO, tiene, a veces, que ponerse los galones de sargento legionario, la bata de psicólogo infantil y de pareja, la pajarita de master en gestión de la calidad, la sotana de confesor, la toga de juez,el uniforme del CSI e incluso ( espero las menos de las veces ) las picardías de la, digámoslo muy finamente, meretriz que hasta pone la cama y todo... ( Joaquin Sabina podría hacer una canción mucho más inspirada ) más que su bata de maestro. Este mismo profesor puede tener la tentación de que si ese par de alumnos problemáticos ( él posiblemente sería más tajante con los apelativos )estuvieran a 8000 milas de su aula, todos aprenderían mucho irían mucho mejor y él dormiría en paz.
El éxito del panfleto puede estar, entonces, en recoger estos sinsabores.
De todas maneras, el fracaso del panfleto está, a mi entender, a la hora de posibles soluciones... En este tema yo tampoco me atrevo. No tengo las recetas. Puedo vislumbrar algunas pautas... pero en este tema, tengo que reconocerlo, envidio sanamente al autor del panfleto por el intento ( me guste lo que dice o no ) de utilizar razonamientos lógicos, citas de autoridad, argumentos en definitiva. Me haría falta, para rebatirle en el tema de las vías de solución, tiempo para argumentar a su estilo. ¡¡¡ Qué raro !!! Como siempre, uno de los problemas es el tiempo.

Juan J. -

Hola. Gracias por las reflexiones, Vicente. Es evidente el punto de vista destructivo del autor del panfleto. Como pedagogo me pregunto cómo puede llegar a tener tanto éxito un panfleto bestial contra la educación, contra los valores más esenciales del derecho a la educación, a la atención a la diversidad, etc. Hace tiempo que me llegó el dichoso panfleto, y luego lo he visto en cantidad de sitios, como el blog de Vicente.

Como reflexión final: ¿a qué os acierto el partido político al que pertenece o sigue el profe conservador autor del panfleto? ;-) No comment.

Salu2.

Vicente Sánchez -

Creo que no conoces la formación profesional inicial, a la que se accede sin titulación y prepara a los alumnos que no han titulado en la ESO para el mundo laboral con una cualificacón profesional de nivel 1, o para poder presentarse a las pruebas libres de acceso a los ciclos formativos. Lo que hasta ahora se llama PROGRAMAS DE GARANTÍA SOCIAL.

teramenes -

Creo que te olvidas de algo: el 30% (vale, 29,9%) de los alumnos abandonan sin ningún título de ESO, y por tanto no pueden hacer Formación Profesional. Sin ese dato, ni se puede entender ni criticar el pamfleto (con el que no estoy de acuerdo, dicho sea de paso, pero tampoco con la desinformación de Vicente). No estoy de acuerdo con ninguno, pero es bueno juzgar a la luz de la realidad.

Vicente Sánchez -

Laura, Lourdes, Mario, Juan: muchas gracias por vuestros comentarios; pienso que todos nosotros hablamos de alumnos, que son el objeto de nuestro trabajo.

Vicente Sánchez -

I.E.S.: hablamos de dos cosas distintas; yo hablo de los alumnos y tú de los profesores.
De todas formas gracias por tu punto de vista.
Un saludo

I.E.S. -

Está claro, siempre lo ha estado.
Lo que mola es empezar a dar clase de FP con alumnos de 16 o 17 años, cuando los que ya no tienen ningún interés en la enseñanza reglada han abandonado los estudios. A esos que los aguanten los profesores de ESO y bachillerato.
No niego que la jugada haya sido maestra, tu opinión me parece interesada, es muy difícil justificar que se comiencen unos estudios profesionales después de los 16 años para los alumnos a los que no les interesan los libros lo más mínimo.
Todos sabemos que los profesores de ciclos estais encantados con la situación y hareis lo que sea para que no cambie pero los buenos tiempos me temo que han pasado, el cambio no hay quien lo pare.
El panfleto antipedagógico es genial y será el punto de palanca para la mejora del sistema educativo

Mario -

Vicente;

Gracias por esta excelente crítica. No hay duda que este panfleto es anti-pedagógico: es un disparate garrafal.

Juan -

Me parecen muy acertadas tus reflexiones. Además, creo que el error de bulto del Panfleto es la de intentar derribar determinadas ideas o concepciones basándose en los malos usos o abusos que se puedan haber cometido amparándose en ellas. Pongo por ejemplo la crítica a "la atención a la diversidad" que según el autor sólo ha servido para uniformar por lo bajo. Si éso pasa, es precisamente porque no se aplica bien esa atención a lo diversidad, ni lo que lleva parejo que es una atención más individualizada al alumnado (para ello tampoco podemos llegar a clase y soltar nuestra explicación para un alumno estándar y que nos siga el que pueda u olvidarnos del que es capaz de ir mucho más allá de lo que estamos explicando).
En fin, yo creo, que a parte de los errores que encontremos en nuestras leyes educativas (que los hay y el primero es cambiarlas cada dos por tres), tenemos que hacer un poquito de autocrítica y pensar que ahora educamos para todos y no para unos pocos.
Todo eso aparte de que realmente pienso que el problema actual es social, no educamos en casa a nuestros hijos o no los educamos todo lo bien que deberíamos y la escuela, los institutos son un mero reflejo de todo ésto.

Un saludo.

lourdes barroso -

Completamente de acuerdo con este artículo.

Efectivamente, este señor no se ha enterado aún, por ejemplo que los actules Ciclos Formativos de Grado Superior son un nivel de educativo superior al Bachillerato.

Tampoco parece darse por enterado que el sueldo se lo pagamos, no sólo para instruir, sino también para educar.

Vicente Sánchez -

Gracias por tu comentario

laura -

ole ole ole, 100% de acuerdo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres